martes, 10 de diciembre de 2013

La luz de la noche de los tiempos

Hace miles de años hacía más frío en Europa. Una era glacial obligaba a los habitantes del pasado a vivir al abrigo de las cuevas. Muchas horas de oscuridad mitigadas por un descubrimiento genial: el fuego domesticado. La luz pura, con poco humo, de la grasa del tuétano permitió a un puñado de elegidos adentrarse en los misterios de las galerías de las cavernas y pintar sus sueños y creencias. Sus imágenes poderosas han perdurado hasta nosotros.
Luis, Aía y Cristina, con su clan del Cancio, han reproducido algo de la magia de aquellos siglos pretéritos. 
Érika consigue opersonificar en esta bella foto parte del misterio que acompañó aquellos avances, a la par descomunales y diminutos, que permitieron seguir viendo cuando el sol se había escondido en el océano. Con esta llama se escucharon los relatos, se conjuraron los espíritus y se susurraron las palabras de cariño.
Que esta llama , la del fuego y la de los ojos de la ilusión infantil, nos alumbre el futuro.

1 comentario:

PrimariaJesúsCancio dijo...

¡Preciosa entrada y grandísimo trabajo de Cristina y su pequeño gran clan!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...